Loading...

chistes asquerosos


Chistes asquerosos

1.- María, baña  a los niños!
—¿Para qué?, si los reconozco por la voz.

 

2,- Un hombre y una mujer están solos en un ascensor.
—Perdone, ¿a usted le huele mal el coño?
—No, por supuesto que no.
—Entonces deben ser sus sobacos.

3,- En una piscina Quico se tira del trampolín, y cuando sale del agua le dicen:
—Joder, Quico, pareces un águila.
—Por el vuelo que tengo.
—No, no, por lo largas y negras que tienes las uñas de los pies.

4.- Dos gallegas van de compras juntas y cuando llegan a las patatas dice una:
—Mira, me recuerdan a los cojones de mi marido.
—¿Por lo grandes?
—No, por lo sucios.

5.- ¿Cuándo está permitido escupir a la cara de una lesbiana?
—Cuando su bigote arde.

6.- ¿Qué le dice una nalga a la otra?
—¿Qué mierda pasa entre nosotras dos?

7.- ¿Qué es muy asqueroso?
—Tirar tus calzoncillos a la pared y que se queden pegados.
—¿Y qué es más asqueroso?
—Que empiecen a resbalar hacia abajo.
—¿Y qué es mas asqueroso todavía?
—Verlos reptar hacia arriba.

8.- Un pollito, perseguido por un zorro, pasa por debajo de una vaca en el momento que caga y es cubierto por la plasta. El zorro lo pierde vista y, como no sabe donde se ha escondido el pollito, decide dar por concluida su cacería y marcharse. Nada más darse la vuelta, el pollito saca la cabeza de la plasta y dice: pío, pío. El zorro se vuelve, lo saca de la plasta, con él en los dientes lo sacude para limpiarlo un poco y finalmente se lo come. Esto, en verdad, no es un chiste, y como cuento deja mucho que desear. Eso sí, siempre y cuando no se mencionen las tres moralejas que encierra.
La primera:
No todo el que te echa mierda encima es tu enemigo.
La segunda:
No todo el que te saca de la mierda es tu amigo.
La tercera:
Aunque te veas de mierda hasta el cuello, no digas ni pío.

9.- Dos amigos están en la playa y uno de ellos le muestra al otro un punto oscuro sobre su dedo:
—Mira, una pulga inglesa.
—Anda, ¿y como sabes que es inglesa?
—¡Coño! porque me la he sacado de la ingle.

10.- Un tío se encuentra con un amigo que observa una bolita que lleva cogida con dos dedos.
—¿De dónde has sacado eso?
—La he encontrado.
Le pide que se la deje para observarla él, le pasa la lengua, la huele y dice:
—¡Joder! ¡Esto es mierda!
—Claro, me la he encontrado en el culo.

11.- Alguna vez os habeis preguntado por que a Reagan le operaron del culo y a Bush del dedo medio ?

12.- ¿Sabéis por que las mujeres tienen piernas?
—Porque si no irían dejando rastro como los caracoles.

13.- Uno de los huéspedes de un manicomio, después de cagar se limpia el culo con el dedo, lo huele y dice:
—Qué cojones, yo no estoy loco; lo que estoy es podrido.

14.- Uno va andando por la calle y ve algo sospechoso en el suelo, se agacha, introduce el dedo y lo saca manchado, se lo lame y dice:
—¡Joder! es una mierda. Menos mal que no la he pisado.

15.- Una mujer ve a un hombre untarse los labios con mierda y horrorizada le pregunta:
—¿Por qué hace usted algo tan asqueroso?
—Porque tengo los labios cortados.
—¿Y eso se los cura?
—No, pero así dejo de chupármelos.

16.- Un soldado se ha emborrachado, y su compañero teme que el capitán lo empapele si llega verlo en tal estado. Hace una llamada telefónica pidiendo consejo a Alcohólicos Anónimos y le dicen:
—Tienes que hacer que vomite.
—¿Y qué puedo hacer para conseguirlo?
—Meterte tú el dedo en el culo y que él lo vea...
—¿Y usted cree que así vomitará?
—No, así es posible que no. Es que no me has dejado terminar de explicarte: después de metértelo tú en el culo, se lo metes a él en la garganta.

17.- El Diablo recibe a Juan en el infierno y le dice:
—Te voy a mostrar los tres sitios que tenemos aquí, sea cual sea el que tú elijas, en él estarás hasta la eternidad.
El diablo le muestra el primero y Juan ve un enorme cuarto en el que toda la gente está cubierta de mierda hasta la barbilla. El segundo y el tercero son iguales de grandes que el primero, pero en el segundo, la mierda sólo llega hasta la cintura y en el tercero nada más hasta las rodillas.
—Lo tengo claro, me quedo en el tercero.
Apenas ha entrado, llega un demonio y les dice a todo los allí confinados:
—Venga, ya se pasó el tiempo de descanso, todo el mundo a hacer el pino.

18.- Un catalán y un andaluz se encuentran en el infierno. Han trabajado y muerto en Alemania, y por ello tienen el privilegio de elegir: ir al infierno español o al alemán. Ya les han explicado las condiciones más desagradables de cada sitio: en el infierno alemán tienen que comerse una cucharada de mierda cada hora, y en el español una palada a la semana, y después de analizar los pros y los contras no llegan a la misma conclusión. Así que el catalán, por eso de la disciplina, elige el infierno alemán, y el andaluz, pensando en que puede encontrarse son sus compatriotas y montar alguna juerguecita, elige el infierno español. Pasado un año, les dan un día de fiesta y se encuentran. Lo primero que hacen es preguntarse mutuamente como les va, y el catalán dice:
—Te lo puedes imaginar, veinticuatro cucharadas de mierda todos los días. De todas formas, me alegro de no haber elegido como tú, porque hay que joderse lo duro que tiene que ser comerse una palada de una vez.
—Que va quiyo. Todavía no he probado la mierda. Mira, unas semanas porque no está el que da la mierda, otras porque no hay mierda, otras porque se ha perdido la pala...

19.- Un camarero, por llamarlo de alguna forma, sirve un plato de sopa con el dedo gordo dentro del caldo.
El comensal le da la bronca por la incorrección, y él pretende justificarse:
—Mire usted, es que tengo un uñero infectado y me ha dicho el médico que mantenga el dedo caliente.
—¿Y por qué no te lo metes en el culo?
—Sí claro; eso es lo que hago entre plato y plato.

20.- Dos mendigos hambrientos se encuentran una rata muerta. Uno de ellos se lanza sobre la rata y, sin siquiera despellejarla, comienza a comérsela. El otro lo observa, y cuando ve que ha terminado de comérsela le dice:
—Que ignorante eres; ¿tu sabes lo que has comido? Esa asquerosa rata, posiblemente ha muerto de alguna enfermedad contagiosa. Además habrá estado viviendo entre la mierda de las cloacas y habrá comido toda clase de seres y desperdicios podridos. El que se ha comido la rata vomita todo. Y el otro, mientras comienza a comerse lo vomitado dice:
—Así, así; calientito es como me gusta a mí.

21.- Dos hombres están pescando a caña. A uno de ellos no le pican ni los mosquitos en los brazos, en cambio el otro, no hace más que sacar peces. El que no pesca nada, se acerca al otro y le pide que le diga su truco. El otro le hace señas con la boca a la vez que emite unos sonidos como:
—Mmmmm...mmmm....mmmmm.
—¿Qué quiere decirme?
—mmmm...mmmmm...mmmmm.
—Oiga no entiendo nada.
El otro, haciendo señas con la mano, le dice que espere un momento, y cuando a metido en la cesta el pez que estaba sacando del agua, pone la palma de su mano bajo la boca, y sobre ella escupe una masa temblorosa como una gelatina.
—El secreto consiste en mantener a los gusanos vivos y calientes.

22.- Cómo que van a expulsarme del club por mearme en la piscina; todos los socios se mean en la piscina, incluso usted que es el presidente.
—Sí, es cierto que todos nos meamos en la piscina, pero usted es el único que lo ha hecho desde el trampolín.

23.- En una ferretería hay un cliente que pide unos tornillos y el dependiente le pregunta:
—¿Los quiere usted de rosca para madera, para chapa o para hierro?
—Para madera.
—¿Los quiere usted de cabeza plana o de cabeza redondeada?
—De cabeza plana.
—¿Los quiere usted con ranura para destornillador de estrella o plano?
—De estrella.
—¿Los quiere usted dorados o plateados?
—Dorados.
—¿De que largura los quiere usted?
—De dos pulgadas.
—¿De que calibre los quiere usted?
—Del tres y medio.
Antes de que el dependiente termine esta especie de interrogatorio, un lepero que espera ser atendido, sale corriendo de la ferretería. Cuando al cabo de un rato regresa ya se ha marchado el de los tornillos, y él, sin esperar a más, pone en el mostrador la taza de un inodoro y una bolsa de plástico con algo dentro. El dependiente algo confuso le pregunta.
—¡Qué significa esto?.
—Bueno, la taza del retrete ya la ve, ahora échele un vistazo a lo que hay en la bolsa.
El dependiente abre la bolsa, mete la mano, la saca toda pringada y dice:
—Esto es mierda.
—Pues sí, y ahora que sabe donde pongo el culo para cagar y conoce mi mierda, podría darme un rollo de papel higiénico.

24.- ¿Qué es más asqueroso que encontrarte un gusano en la manzana que te estas comiendo?
—Encontrarte solo medio gusano.

25.- Una anciana sale a la puerta de su casa completamente desnuda, en el momento que dos de sus antiguos pretendientes pasan por allí. Uno de los viejos, que ve menos que un gato de yeso, le pregunta al otro:
—Oye que lleva puesto la Julia.
—No lo puedo ver bien, pero sea lo sea necesita un buen planchado.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:


Tu dirección 1a, 12345 Tu ciudad